Los hispanos muestran mejoría en la preparación para la universidad

Posted August 18, 2010

IOWA CITY, Iowa—Un mayor número de estudiantes hispanos graduados de preparatoria que presentaron el examen ACT en el 2010 están preparados para la universidad y una profesión, según un informe dado a conocer hoy por ACT. Sin embargo, el informe apunta el hecho de que todavía la gran mayoría de los estudiantes hispanos necesita mejorar su preparación académica para estar debidamente preparados para la universidad y el empleo.

El once por ciento (11%) de los estudiantes hispanos graduados de preparatoria que presentaron el examen ACT de admisión a la universidad en el 2010, cumplió con, o excedió todos los indicadores mínimos (benchmarks) de ACT, según lo indica el informe preparado por la organización del mismo nombre que prepara y administra dicho examen.

Estos indicadores mínimos están estrechamente relacionados con el éxito de los estudiantes en cursos específicos que se ofrecen en el primer año de universidad. La cifra representa un aumento leve, pero significativo, si se compara con el 10% en 2009 y con el 9% en 2006.

El aumento ocurre en un momento en que el número de estudiantes hispanos que presentaron el examen en 2010 fue un 84% más que en el 2006. Menos de 86,000 estudiantes hispanos presentaron el examen ACT hace cinco años. Casi 158,000 estudiantes hispanos graduados de preparatoria presentaron al examen ACT en 2010, o sea, el 27% de aproximadamente 1.6 millones de estudiantes que presentaron dicho examen en toda la nación.

Más diversidad entre los estudiantes que presentan el ACT

El 29% de todos los estudiantes que se graduaron de preparatoria y que presentaron el examen ACT en el 2010 pertenece a diversos grupos étnicos y raciales, un aumento de 6% con respecto al año anterior. Sin embargo, el mayor crecimiento entre todos los estudiantes que han presentado el examen de admisión a la universidad desde 2006 fue el de los hispanos. Este dato apunta a la creciente tendencia que hay entre los hispanos de planificar para continuar los estudios universitarios.

Cynthia B. Schmeiser, presidenta y principal oficial de operaciones de la División de Educación de ACT, entiende que el rápido aumento en el número de estudiantes hispanos que en los últimos años ha presentado el examen ACT y que piensa estudiar en la universidad es impresionante.

Para Schmeiser, el hecho que más estudiantes hispanos hayan cumplido con los indicadores de ACT (ACT College Readiness Benchmarks) es motivador. Schmeiser advierte que no se puede ignorar que demasiados estudiantes hispanos graduados de preparatoria no están adecuadamente preparados para salir adelante en la universidad y en la carrera profesional, por lo que considera que hay que tomar las medidas necesarias para asegurar que todos los estudiantes que se gradúan de preparatoria estén listos para el próximo paso, o sea, la universidad o el empleo.

La preparación para la universidad y carrera profesional está rezagada

A pesar del leve aumento observado este año, el porcentaje de estudiantes hispanos que cumplió con todos los indicadores de preparación para la universidad todavía refleja un rezago cuando se compara con todos los que presentaron el examen de admisión ACT. Un veinticuatro por ciento (24%) de todos los estudiantes graduados de preparatoria que presentaron el ACT en el 2010 cumplió con, o excedió, todos los indicadores de preparación para la universidad. Treinta y nueve (39%) de los estudiantes asiáticos, 30% de los caucásicos, y 4 % de los afroamericanos cumplieron con todos los indicadores.

Los indicadores de ACT (ACT’s College Readiness Benchmarks) están basados en las calificaciones de estudiantes universitarios. Esto permite que ACT pueda definir los parámetros de la preparación para la universidad y la carrera profesional, y dar a conocer los resultados del desempeño de los estudiantes con respecto a si están listos o no para cursar estudios universitarios.

Estos indicadores determinan la calificación (score) mínima que se necesita en cada una de las materias del examen (redacción en inglés, álgebra, estudios sociales y biología). Dichas calificaciones indican que el estudiante tiene, ya sea un 50 por ciento de probabilidades de lograr una calificación de B o más, o un 75 por ciento de probabilidades de lograr una calificación de C o más en un curso introductorio de universidad en una materia en particular.

Un cuarenta y seis por ciento (46%) de los estudiantes hispanos graduados de preparatoria que tomaron el examen ACT cumplió con, o excedió, todos los indicadores mínimos de ACT en el examen de inglés, seguido por 34% en lectura (ciencias sociales), 27% en matemática 14 % en ciencia. Aproximadamente la mitad de los estudiantes hispanos graduados de preparatoria no cumplió con ninguno de los cuatro indicadores.

La selección de cursos es clave

El nivel de preparación académica es un elemento clave para que los estudiantes graduados de preparatoria estén listos para cursar estudios universitarios. Un sesenta y ocho por ciento (68%) de los estudiantes hispanos que presentaron el examen ACT tomó por lo menos los cursos mínimos recomendados en la preparatoria. Los cursos son: cuatro años de inglés, tres años de matemática, tres de ciencia y tres de estudios sociales respectivamente. Los estudiantes que así lo hicieron tuvieron aproximadamente el doble de probabilidades de cumplir con, o exceder, los indicadores mínimos en cada materia que los que no tomaron dichos cursos.

Calificación promedio en el ACT

La evidencia de la importancia de tomar estos cursos rigurosos se encuentra en los resultados de las calificaciones (scores) en el examen ACT. La calificación promedio de los estudiantes hispanos graduados de preparatoria que presentaron el examen ACT este año fue de 18.6 (en una escala de 1-36), comparado con 19.4 que lograron los estudiantes que tomaron el mínimo de cursos recomendados mencionados arriba. El promedio de calificaciones que los hispanos lograron este año es el mismo que lograron en 2006. De 2007 a 2009 dicho promedio fue de18.7, o sea, que este año el mismo fue menor que en los tres años anteriores.

Schmeiser asegura que la selección de cursos rigurosos en la preparatoria es el elemento clave para el éxito en los estudios universitarios y para la profesión que escoja el estudiante. Lamenta que haya tantos estudiantes hispanos que no toman este tipo de cursos, los cuales preparan a los estudiantes en las destrezas necesarias para lograr el éxito en la universidad y en la vida profesional.

“Para garantizar la alta calidad de la fuerza laboral y de los líderes del mañana, necesitamos asegurarnos que más estudiantes hispanos estén debidamente preparados para obtener un grado universitario mediante el énfasis en el aprovechamiento académico de esta comunidad tan vital que está creciendo tan rápidamente. Esto se puede lograr si nuestros estudiantes preparan un plan de estudios en la secundaria que esté a tono con sus metas profesionales; si tienen las oportunidades para tomar los cursos rigurosos que los preparan para tomar los cursos de primer año de universidad, y si se gradúan de universidad de forma que se conviertan en los miembros productivos de la sociedad que ellos aspiran a ser”, dijo Sarita Brown, presidenta, Excelencia in Education”.