Nuevo estudio: un currículo básico riguroso en la secundaria puede ayudar a eliminar las brechas raciales y de ingresos en los logros universitarios

Posted September 23, 2010

IOWA CITY, Iowa— De acuerdo con un estudio nuevo realizado por ACT, Inc., las brechas raciales y de ingresos en los logros universitarios se pueden reducir si todos los estudiantes siguen un currículo básico riguroso en la secundaria. Los hallazgos indican que las brechas raciales/étnicas y de ingresos familiares se reducen —en algunos casos de manera drástica— cuando los estudiantes que ingresan en la universidad se encuentran académicamente preparados para ello.

“Nuestro país ha permitido que existan brechas de logros durante demasiado tiempo” —dijo Cynthia B. Schmeiser, presidenta y principal oficial de operaciones de la División de Educación de ACT. “Ha llegado el momento de abordar de lleno este problema. Las investigaciones indican que la preparación académica —tomar cursos rigurosos en la secundaria— es un factor significativo para la eliminación de estas desigualdades intolerables que han existido por tanto tiempo”.

El informe de ACT titulado “Mind the Gaps: How College Readiness Narrows Achievement Gaps in College Success” (Eliminemos las brechas: una buena preparación reduce la brecha de logros en la universidad) concluye que la mejor manera de preparar a los estudiantes de bajos ingresos y de grupos raciales/étnicos minoritarios subrepresentados es cursar un currículo básico riguroso en la secundaria que se concentre en los conocimientos y las destrezas necesarios para la preparación a la universidad y al trabajo profesional.

El estudio analizó los resultados postsecundarios de decenas de miles de estudiantes que se presentaron al examen de admisión y colocación en la universidad de ACT durante la secundaria. Los resultados universitarios tuvieron en cuenta matriculación, necesidad de corrección, retención del primero al segundo año, calificaciones en los cursos, puntuación media general y terminación de los estudios.

Los datos de ACT indican que existen brechas entre estudiantes de grupos minoritarios subrepresentados y estudiantes blancos, así como entre grupos de ingresos familiares bajos y de ingresos familiares altos en cada una de esas áreas. Sin embargo, estas brechas se reducen significativamente —en algunos casos por dos terceras partes o más— en los estudiantes que están preparados para la universidad y el trabajo profesional, como lo demuestran al cumplir o exceder los parámetros mínimos de preparación a la universidad (College Readiness Benchmarks) (inglés, matemáticas, lectura y ciencias) en el examen de ACT.

Los parámetros de preparación a la universidad de ACT especifican las calificaciones mínimas necesarias en cada examen de ACT que un estudiante debe obtener para mostrar que está preparado para el éxito (con un 50% de probabilidades de obtener una calificación “B” o mejor, o un 75% de probabilidades de obtener una calificación “C” o mejor) en un curso típico de primer año de universidad con créditos para esa materia. Las normas se basan en el desempeño real del estudiante en los cursos universitarios.

El informe indica la necesidad de tener parámetros de preparación para la universidad y el trabajo profesional uniformes a lo largo de toda la educación desde preescolar hasta el último año de la secundaria, así como en la universidad y en los programas de capacitación laboral. También indica que la preparación de los estudiantes para la universidad y el trabajo profesional se debe vigilar desde etapas tempranas y con frecuencia.

“Nuestros hallazgos muestran que la vigilancia del progreso de los estudiantes durante su preparación para la universidad y el trabajo profesional a lo largo de sus estudios desde preescolar hasta el último año de secundaria, y la identificación e intervención de aquellos estudiantes que no estén a un buen nivel, son pasos críticos para ayudar a optimizar su éxito en todas las formas de educación postsecundaria”, dijo Schmeiser.

El informe hace tres recomendaciones importantes para ayudar a eliminar las brechas raciales/étnicas y de ingresos en los logros universitarios.

  1. Asegurarse de que todos los estudiantes sigan un currículo básico riguroso en la secundaria.
  2. Orientar los cursos básicos de la secundaria hacia los parámetros esenciales de preparación para la universidad y el trabajo profesional.
  3. Ofrecer a todos los estudiantes cursos básicos rigurosos en la secundaria que enseñen los conocimientos y las destrezas necesarios para la universidad y el trabajo profesional con suficiente profundidad e intensidad.