English Version

Octubre

Septiembre | Octubre | Noviembre | Diciembre | Enero | Febrero | Marzo | Abril | Mayo | Junio

Foto de Maria

A continuación presentamos la segunda parte del diario de planificación universitaria de María. María nos comparte sus pensamientos y experiencias durante su último año en la secundaria y su primer año en la universidad.

El reloj acaba de anunciar la medianoche y mis ojos aún están abiertos—demasiadas cosas dan vueltas en mi mente. Creo que nunca antes me había sentido tan atormentada y ansiosa a la misma vez.

Ante de la llegada del huracán Wilma, mi familia se vio obligada a abandonar nuestro apartamento y a aceptar la invitación de mi madrina a pasar la tormenta en su casa. Al anticipar la pérdida de la electricidad y la vulnerabilidad de nuestras ventanas, rápidamente recogimos nuestras cosas y partimos hacia la zona más segura de Miami Lakes antes de que la furia de Wilma se intensificara.

Esta temporada de huracanes ha sido devastadora. Aunque por suerte no hemos sufrido grandes pérdidas o daños, me temo que la cancelación de las clases durante una semana traerá consecuencias. Debido a la falta de electricidad, no había podido usar Internet para terminar los trabajos prácticos que me habían asignado para esa semana. Lo que más me preocupa es que ahora tendremos que apurarnos para poder cubrir todo el contenido antes de que los exámenes parciales comiencen en diciembre.

También como resultado del clima, han pospuesto la fecha del ACT para los estudiantes de Miami. De cierta forma, el aplazamiento del mismo será beneficial ya que me proporcionará más tiempo para prepararme. Durante este mes, me he enfocado en adaptarme a los límites de tiempo que impone esta prueba pues considero que ésta es mi mayor debilidad. He encontrado muchos libros del ACT que contienen exámenes prácticos en bibliotecas locales pero yo recomiendo comprar uno propio (las tiendas en Internet los ofrecen más baratos) para obtener todos los beneficios. Si eres el dueño del libro, entonces puedes anotar y marcar el texto lo cual es muy útil durante los repasos de último minuto.

Me he propuesto manejar mi tiempo sabiamente para evitar que la preparación para los exámenes estandarizados entre en conflicto con el proceso de solicitud de ingreso a la universidad. Este último par de días han sido muy agitados mientras finalizaba todos los detalles de mi solicitud a Harvard. Ya que decidí solicitar el ingreso a esta escuela mediante Acción Temprana (y no Acción Regular), tenía que asegurarme que todos los materiales de la solicitud estuvieran listos para ser enviados antes de la fecha límite del primero de noviembre. Claramente, lograr esto no es ni la mitad de fácil de lo que parece.

Claramente, lograr esto no es ni la mitad de fácil de lo que parece. Tal como me lo había temido, al final tuve que usar las tres copias, ya que había llenado una de las planillas con tinta azul en vez de la tinta negra que requerían en letras muy chiquitas. Tal como me lo había temido, al final tuve que usar las tres copias, ya que había llenado una de las planillas con tinta azul en vez de la tinta negra que requerían en letras muy chiquitas. Después de este minúsculo incidente vino el verdadero dolor de cabeza: la composición. La Solicitud Común, a la cual un gran número de universidades están suscritas, sugería algunos temas a desarrollar en dicha composición. Yo decidí escribir acerca de la lección de perseverancia que mi mamá me había enseñado a través de sus estudios y sacrificio para revalidar su título de medicina en los Estados Unidos.

Comencé a escribir la composición guiándome por la pregunta "¿Qué es lo que las universidades quieren saber sobre mí?" en vez de la más apropiada "¿Qué es lo que yo quiero que las universidades sepan sobre mí?" Sólo después de haberme dado cuenta de la importancia de hacer énfasis en esta última fue que pude escribir una composición reveladora y efectiva. Una vez que completé mi solicitud, me dispuse a explorar Harvard. El fin de semana pasado viajé a la ciudad de Cambridge con el propósito de descubrir por mi misma la atmósfera social de la universidad y finalmente conocer el lugar que tanto me había fascinado desde mi infancia en Cuba. Ya había leído exhaustivamente sobre los programas académicos y las actividades extra curriculares de esta institución y asistido a varias sesiones informativas auspiciadas por el departamento de ingresos de la misma. Ya sabía sobre el concepto de "concentraciones de estudio", de la historia y tradiciones y el hecho de que Harvard ve al estudiante como un todo, como un individuo, para determinar si será una buena elección para la universidad.

Lo que yo en realidad quería era conocer las caras detrás de todos los papeles y tours virtuales. El haber visitado la universidad fue un paso esencial de mi solicitud de ingreso en el programa.

Tuve la oportunidad de quedarme en los dormitorios y conversar con los estudiantes, cuya diversidad y simpatía (contrario a la creencia general) hicieron de mi estancia una experiencia inolvidable. Es imperativo que se conozca el ambiente tanto académico como social de la institución. Muchos muchachos en bachillerato tienen la idea de que se debe solicitar el ingreso a una gran cantidad de universidades tan pronto como sea posible sin tener mucho en cuenta. Con frecuencia, el prestigio o comentarios asociados con una universidad son falsos y sólo a través de experimentar personalmente la vida en dicha universidad puede el estudiante identificar si ésta es verdaderamente la escuela correcta para él/ella, no una de las primeras cinco en la nación, sino aquella en la cual el estudiante será mas feliz.



CORPORATE HOME     ABOUT ACT     ACT SITE INDEX     CONTACTING ACT